Cómo tener un baño turco en casa

Baño turco en casa
Hacer un baño turco en casa es posible sin grandes reformas

Si estás pensando en montar un baño turco, descubre a continuación cómo hacer tu propio baño turco en casa ¡Sin necesidad de grandes reformas!


Llegar a casa tras un día de trabajo y poder disfrutar del placer de un buen baño relajante es lo máximo. Si además del baño tienes la opción de disfrutar de los beneficios de un buen baño turco ¿qué más se puede pedir? Imagina tener en tu propia ducha un espacio de relax a tu disposición sin tener que hacer una gran reforma ¿cómo? Sigue leyendo y te lo contamos.

El baño turco tiene siglos de historia, proviene de la zona del medio oriente para luego expandirse hacia Europa. Además de ser un lugar para la higiene y relajación era un punto social de encuentro. También llamado ‘hammam’ es una modalidad de sauna con la particularidad de que el calor se genera con la humedad del agua caliente. El baño turco, se realiza en varias etapas de calor-frío para que los beneficios del vapor de agua sean mayores.

cómo hacer un baño turco en casa para relajarte
¿Deseando de tener un espacio de relax? Descubre cómo hacer un baño turco en casa.

Beneficios del baño turco

  • Piel: El vapor generado por el agua caliente abre los poros de la piel ayudando a la eliminación de toxinas e impurezas del cuerpo, la piel queda suave y limpia.
  • Vías respiratorias: La humedad es muy buena para las vías respiratorias, eficaz cuando tienes tos o sinusitis te ayuda a respirar mejor.
  • Dolores: El calor húmedo del baño turco es beneficioso para los dolores menstruales y para dolencias como la artritis.
  • Relajación muscular: El calor viene muy bien para relajar los músculos tras el ejercicio físico.
  • Relax: Mientras disfrutas del baño de vapor entras en un estado de relajación mental muy bueno para liberar estrés.

Cómo conseguir un baño turco en casa

No hace falta meterse en costosas reformas para conseguir beneficiarse de un buen baño turco en casa. La temperatura debe estar entre los 25 y los 30 grados y una humedad cercana al 99%. Puedes optar por una cabina de ducha si tu baño es pequeño o no quieres gastar mucho dinero, o si vas a hacer una reforma completa, haz una ducha de obra ras de suelo.

Si ya tienes tu ducha instalada, debes cerrarla lo más herméticamente posible para que el calor gener la humedad necesaria para un baño turco en condiciones. Coloca una mampara de cristal que asegure un cierre perfecto, el cristal es fácil de limpiar e higiénico. Para no tener problemas de humedades, existen paneles aislantes para revestir los azulejos y asegurar la estanqueidad de la ducha. Piensa también en colocar un asiento donde disfrutar plenamente del relax de tu ‘hammam’ personal y todos los accesorios de baño que necesites.

En el caso de realizar una ducha de obra, pon el techo inclinado para que el agua del vapor generado no te caiga encima. No te olvides de colocar un asiento de obra para disfrutar de los beneficios del baño turco cómodamente. Si además tienes un baño grande, coloca una bañera de hidromasaje que te permita realizar el ciclo completo de un baño turco: dos de vapor caliente, una piscina fría y por último relajación y enfriamiento.

Para disfrutar de un baño turco debes instalar un generador de vapor, existen muchos modelos en el mercado con diseños increíbles que te permiten controlar la temperatura y la cantidad de vapor. Lo mejor es colocarlo en el exterior de la cabina, necesitas una toma de corriente y de agua. Otra opción es instalar una columna de ducha con generador de vapor incorporado.

Completa la decoración de tu baño para crear tu espacio de relax con materiales naturales como la madera y la piedra. Unos muebles de baño de madera son perfectos para buscar ese ambiente de sauna que buscas. Busca accesorios de baño también en madera para dar un aire natural, sano. Pon un poco de música relajante y unas luces suaves y ¡a disfrutar de tu baño turco!