Pasos para cambiar la alcachofa de la ducha

Cambiar la alcachofa de la ducha
¿Problemas con el chorro de agua al ducharte? Poca presión, goteo…Quizás tienes que cambiar la alcachofa de tu ducha. Aprende cómo hacerlo paso a paso.


La alcachofa de la ducha puede tener años y seguir funcionando perfectamente. Si has notado que últimamente el chorro de agua es menos intenso, hay orificios por donde sale disparada, que directamente no sale o que gotea continuamente, es hora de realizar una revisión para comprobar si hace falta cambiar la alcachofa de la ducha, la manguera o ambas cosas. 

Antes de nada, lo primero que debemos hacer es limpiar la alcachofa de la ducha. La cal, el moho y la suciedad pueden obstruir el cabezal e impedir la salida de agua correcta. Si una vez limpio el cabezal los problemas no se han solucionado, es hora de cambiarlo


A veces, lo que se estropea por el uso o por la calidad del material es la manguera de la ducha o flexo, que está formado por un tubo de goma flexible, recubierto por metal o tejido. Es común que la goma interna se cuartee y resquebraje, provocando pérdidas de agua alrededor de la manguera en forma de goteo o chorrillo continuo. 

Reparar la manguera de la ducha no merece la pena, es un recambio barato y puedes cambiarlo tú mismo en 5 minutos. 

Lo ideal es renovar ambas piezas, la alcachofa y la manguera, sobre todo si ya tienen algunos años. Cambiarlas es una tarea fácil y puedes aprovechar para instalar un modelo más moderno, con chorros de distinta presiones, filtro antical si es necesario, luces led, o un diseño acorde al estilo de tu cuarto de baño. Además, normalmente se comercializan juntas, aunque también puedes encontrarlas de manera independiente en el mercado. 

¿Qué material necesitas? 

  • Cabezal de ducha y manguera nuevos. ¡Ojo! Comprueba que sea el mismo tipo de rosca.
  • Llave inglesa o llave fija
  • Cinta de teflón
  • Trapo
    Detalles

  • Tiempo Estimado: 5 minutos.
  • Coste Estimado: 15€

Cambiar la alcachofa de la ducha: paso a paso

  1. Corta el agua. Antes de realizar cualquier arreglo de fontanería, corta siempre el agua hasta que acabes, evitarás problemas desagradables.
  2. Desmonta la alcachofa de ducha con la ayuda de la llave.
  3. Desenrosca el flexo o manguera del grifo con la misma llave.
  4. Coloca las piezas nuevas protegiendo su superficie con un trapo que evite arañazos.
  5. Abre la llave de paso del agua.
  6. Comprueba que no hay fugas de agua. Si notas que se pierde algo de agua, desenrosca de nuevo la pieza y pon un poco de cinta de teflón en la rosca.

Una vez cambiados la alcachofa y la manguera de la ducha alarga su vida útil con un poco de mantenimiento. Cada cierto tiempo, desenrosca y limpia el cabezal de posibles restos y suciedades. Si vives en una zona donde la cal es un problema, sería muy recomendable instalar un filtro antical.

Cambiar la alcachofa de la ducha es muy fácil, aprovecha para adquirir modelos modernos con nuevas prestaciones y disfrutar de un baño automatizado perfecto. Si el cabezal era muy antiguo descarta poner un modelo parecido, las duchas antiguas pueden producir entre 10 a 18 litros de agua por minuto, un gasto tremendo. Existen modelos de cabezales de ducha eficientes que tienen un gasto de 5 a 7 litros por minuto, ¡bastante diferencia respecto a los más antiguos! Es un ahorro en el gasto de agua y energía muy importante, además de ser más ecológico.

Productos en nuestra Tienda