Limpiar un plato de ducha de resina: consejos, productos y pasos para su mantenimiento y cuidado

Como limpiar una placa de ducha de resina: productos y consejos

Aprende cómo limpiar tu plato de ducha de resina, cómo eliminar las manchas y la cal paso a paso y qué productos debes usar para un mejor mantenimiento. 


Los materiales modernos utilizados para la fabricación de platos de ducha y bañeras han supuesto una revolución a nivel estético, funcional y económico. Los que han decidido reformar el cuarto de baño para cambiar la bañera por ducha, encuentran una gama muy amplia de precios, colores, formas y materiales. Si has sucumbido a los platos de ducha de resina estarás encantado con su superficie antideslizante y su resistencia, que lo convierten en la joya de la corona de nuestro cuarto de baño. 

Los platos de ducha de resina están fabricados con una mezcla de minerales y resinas con una capa superior de laca, pintura o gel coat, esta es antibacteriana y además facilita la limpieza. ¿Quieres saber cómo debes limpiar tu plato de ducha de resina y qué productos debes usar si no quieres cargarte este material a la primera? ¡Veamos cómo mantener esta superficie como el primer día! 


Limpieza habitual de los platos de ducha de resina

Cuando instalas un plato de ducha de resina es importante tener en cuenta la información del fabricante sobre su mantenimiento y limpieza. Los materiales y las calidades no son siempre iguales así que sigue sus recomendaciones. Si no encuentras esa información hay unas recomendaciones básicas para limpiar el plato de ducha de resina que sirven para todos.

Pasos a seguir

  1. Utiliza un paño de algodón o una esponja suave. Olvídate de los estropajos o cepillos duros que pueden rayar la superficie.
  2.  

  3. Para eliminar mejor los restos de jabones y suciedad añade un poco de jabón con ph neutro al trapo.
  4.   

  5. Frota el plato suavemente por toda la superficie sin olvidar las esquinas y la zona del desagüe.
  6. Deja que el jabón actúe durante unos minutos.

      

  7. Aclara con un paño limpio.
  8.   


Según el color del plato se notará más o menos la suciedad, por eso es bueno realizar su mantenimiento una o dos veces a la semana para que no se acumule sarro ni suciedad. 

Por ejemplo, para limpiar un plato de ducha de resina blanca recomendamos pasar un trapo de algodón a diario tras finalizar su uso. Así eliminaremos los restos de suciedad y jabón que se hayan podido quedar. Notarás que desaparecen enseguida y que tu plato de ducha reluce como nuevo. 


Limpiar la cal del plato de ducha de resina

¿Qué pasa si el agua es muy alcalina? Si vives en una zona donde las aguas son muy duras y aún no has instalado tu plato de ducha te recomendamos que elijas un color claro. Pues, para limpiar la cal de un plato de ducha oscuro debes tener un especial cuidado. 

Las manchas de cal incrustadas pueden acabar con el color original de tu plato de ducha. Por eso, para limpiar un plato de ducha de resina negra con manchas de cal evidentes te recomendamos: 

Pasos a seguir

  1. Utiliza un producto antical específico o una mezcla casera con vinagre de vino blanco y agua, al 50%.
  2.  

  3. Humedece ligeramente el plato de ducha con la manguera.
  4.  

  5. Aplica el producto antical o el preparado de vinagre y agua.
  6.  

  7. Deja actuar unos minutos.
  8.   

  9. Frota con un paño de algodón en movimientos circulares. Comprueba que a medida que frotas se retira la cal. Si no es así, deja actuar algunos minutos más y presiona pero sin pasarte.
  10.  

  11. Aclara con agua abundante.
  12.  

  13. Seca la superficie con un paño de algodón limpio.
  14.   


Quitar las manchas en un plato de ducha de resina

Muchas veces aprovechamos la ducha para aplicarnos tintes en el pelo o pintarnos con esmalte de uñas. Tenemos que tener en cuenta que este tipo de productos contienen sustancias químicas que pueden dañar nuestra placa de ducha. Si por accidente se mancha debes actuar rápidamente. 

Pasos a seguir

  1. Realiza una mezcla de acetona y agua a partes iguales. También puedes usar lejía en lugar de acetona, mezclada igualmente con agua.
  2.   

  3. Frota suavemente sobre la mancha hasta que desaparezca. 
  4.  

  5. A continuación aplica agua y jabón.
  6.  

  7. Aclara los restos de que puedan quedar.
  8.  

  9. Seca el plato de ducha con un paño de algodón.
  10.  


Aunque requieren su limpieza y mantenimiento, los platos de ducha de resina están en el top tendencias de baño porque cuentan con numerosas ventajas:

  • Se pueden realizar a medida para que encajen en cualquier hueco.
  • Son resistentes.
  • Son antideslizantes.
  • Disponibles en muchísimos colores.
  • Con precios para todos los bolsillos.

Su durabilidad es increíble, pero para que siempre esté en buen estado y no pierdan el aspecto original es necesario limpiar el plato de ducha de resina regularmente utilizando los productos adecuados. Un mal uso puede estropear el acabado de nuestro plato de ducha y dejar permanentemente manchas y suciedad sobre su superficie. Si por cualquier motivo se ha rayado o estropeado la capa protectora de gel coat del plato de ducha de resina, existe un kit de reparación que puedes aplicar fácilmente.

Productos en nuestra Tienda