Consejos para desinfectar el baño al completo

Consejos sobre cómo desinfectar el baño correctamente
No te pierdas estos Consejos sobre cómo desinfectar el baño correctamente

¿Quieres saber cómo desinfectar el baño correctamente? En LavabosDuchas te damos estos consejos para librarte hasta de la última bacteria.


El cuarto de baño es una de las estancias de la casa donde más gérmenes, virus, hongos y suciedad se acumulan. Además de realizar una limpieza regular del baño, es necesario cuidar la desinfección del aseo para evitar enfermedades. Por frecuencia de uso, el lavabo, el inodoro y el plato de la ducha o la bañera son los mayores focos de riesgo. Pero debemos tener en cuenta que tras utilizar el inodoro, tocamos el botón de la cisterna o la grifería y se convierten también en lugares propicios para infecciones. 

Además de los aspectos relacionados con la falta de limpieza, factores como la humedad y la condensación que se genera en el cuarto de baño propicia que las toallas, cortinas de baño o las juntas de los azulejos sufran la aparición de hongos, perjudiciales para la salud. Sigue estos consejos para desinfectar el baño y disfrutarás de un espacio libre de virus y suciedad.

¿Por dónde empezar con la desinfección del baño?

Para desinfectar el baño como es debido primero debemos realizar una limpieza en profundidad. En el cuarto de baño solemos acumular tarros de cremas, frascos, jabones, un montón de productos que caducan y siguen ocupando espacio en nuestros cajones generando más suciedad. Para facilitar la limpieza es importante tener el baño bien organizado.

Retira los elementos que sueles tener en el suelo del baño, báscula, taburete, plantas, etc. y pasa la aspiradora para eliminar el polvo o restos de suciedad. Utiliza bayetas y esponjas exclusivamente para el baño, no las mezcles con las del resto de la casa, y limpialas regularmente.

La desinfección del inodoro: un punto clave

El váter es un sanitario que si no se limpia bien, además de antihigiénico, provoca malos olores. Lo ideal es limpiar a diario con un producto de limpieza específico, frota con la escobilla el interior y por fuera con una bayeta. Una vez a la semana, dependiendo del uso, pasa una bayeta impregnada en una mezcla de lejía y agua como remedio para desinfectar el inodoro y vierte un chorrito en el fondo de este para eliminar el sarro.

Desinfectar los azulejos y paredes del baño

La mayoría de cuartos de baño tienen azulejos, lo cual es una la ventaja a la hora de limpiar y desinfectar. Cada vez que realices la limpieza del baño, pasa una esponja con un producto de limpieza específico para las paredes de la ducha, pues son estas las que más sufren el uso y la acumulación de sarro y suciedad.

Una vez al mes, limpia en profundidad y desinfecta las paredes de azulejos, pasando una bayeta mojada con amoníaco o lejía en la pared limpia. Tus azulejos brillarán de nuevo. No olvides limpiar las juntas de azulejos, pues la humedad del baño provoca la aparición de moho y suciedad incrustada. Con un cepillo de dientes viejo, agua y jabón pasa por todas las juntas eliminando la suciedad, si es necesario añade un poco de lejía para blanquear

Haz hincapié en el plato de ducha o bañera

Antes de todo, elimina restos de jabones y pelos del desagüe. Para la limpieza de la bañera, utiliza un producto específico para este tipo de superficies. Con la ayuda de una esponja, frota con cuidado para arrastrar la suciedad. Con estos gestos resuelves la limpieza de mantenimiento pero para desinfectar la bañera utiliza lejía diluida, o alcohol de limpieza. Aclara con agua antes de utilizar. Evita el amoníaco, pues aunque es un buen limpiador, es más abrasivo y puede estropear algunas superficies.

Mamparas y espejo

Los elementos que dan brillo y luminosidad al cuarto de baño son la mampara de ducha y el espejo, limpiarlos a menudo es la clave para su buen mantenimiento. Sus mayores enemigos son la cal y la humedad provocada por la condensación. Puedes hacer la limpieza de la mampara fácilmente, con vinagre de limpieza, alcohol o amoníaco diluidos quedan perfectos. Seca bien la superficie y listos para usar.

Limpieza de griferías

Los grifos parece que se limpian solos con el agua o que no se ensucian, porque no están en contacto directo con la suciedad, pero esto no es así. La cal y la humedad provocan moho y proliferación de bacterias, el cabezal de la ducha es uno de los sitios más peligrosos y no siempre lo limpiamos bien. Desinfecta el grifo del lavabo casi a diario con una bayeta con lejía, alcohol o amoníaco, ten en cuenta que se trata de un elemento que tocamos todos y las enfermedades infecciosas como los virus se transmiten rápidamente al simple contacto.

Semanalmente procede a quitar la cal de los grifos con remedios caseros o con limpiadores de baño específicos. Anteriormente también hablamos de cómo limpiar la alcachofa de la ducha, sigue los sencillos pasos del post y déjala reluciente.

Limpieza de los accesorios

No limpiar los accesorios cada vez que limpiamos el baño es un error. son una fuente de propagación de bacterias y pueden ser la causa de contagio. El vaso de los cepillos de dientes acumula agua en el fondo provocando la aparición de moho incluso en los cepillos. Lo ideal es que cada usuario tenga su vaso y su cepillo aislado, pero si no es posible, seca todos los días el vaso. 

Si quieres una buena desinfección de los accesorios de baño como el vaso o la jabonera, mételos en el lavavajillas y quedarán perfectos.

No te olvides de desinfectar los textiles del cuarto de baño

Las toallas, cortinas y alfombras de baño son un cúmulo de gérmenes y hongos provocados por la humedad. Por mucho que tiendas las toallas para que se sequen tras su uso, la aparición de bacterias y moho es habitual. 

Desinfectar las toallas y eliminar los gérmenes por completo se consigue limpiándolas dos veces por semana a 60º con un detergente con oxígeno activo o un poco de amoníaco perfumado. Además cada persona debe tener su propia toalla. Lo mismo ocurre con la alfombra de baño, se humedece y ensucia fácilmente. Debes limpiar la alfombra de baño dos veces a la semana, por lo menos, igual que las toallas.

En las cortinas de baño ya sean de plástico o de tela con el tiempo aparecen las temidas manchas provocadas por los hongos. Antes de que sea tarde y tengas que tirar con ellas aprende cómo limpiar las cortinas de baño eficazmente. La buena ventilación del baño es importante para que no estén todo el día húmedas, además, una vez por semana necesitan un lavado en la lavadora a 60º. Seca bien antes de colocarlas de nuevo.

El suelo del baño

Deja para el final la limpieza y desinfección del suelo del baño. Ya hemos aspirado la porquería antes de empezar a limpiar, así que ahora procedemos a su desinfección. No te olvides de limpiar las juntas del suelo, se ennegrecen y además de antiestéticas son foco de gérmenes. Con agua caliente y un chorro de lejía pasa la fregona por todos los rincones, deja secar y tendrás un baño limpio y desinfectado.

Es importante desinfectar el baño en profundidad por lo menos una vez a la semana, además de una limpieza superficial varias veces. La luz y el aire son remedios eficaces en la lucha contra las bacterias y el moho provocados por la humedad, por lo que es importante airear y mantener seco el cuarto de baño. Si tienes un baño sin ventana, te vendría bien poner un extractor de baño potente para hacer circular el aire. Cambia a menudo las toallas, alfombra de ducha y limpia las cortinas regularmente. ¿Cuál es tu truco para desinfectar el baño de manera rápida?