Dormitorio con baño, ¿qué debes tener en cuenta? Ventajas, inconvenientes y consejos de diseño

dormitorio con baño

Si están pensando en diseñar tu dormitorio con baño incorporado, atento a estos consejos con todo lo que debes tener en cuenta. Toma nota.


Un dormitorio con baño integrado era hasta ahora algo impensable en una vivienda, lo podías disfrutar solamente si te alojabas en la suite de un hotel de lujo moderno. Este concepto ha cambiado, y aunque lo habitual es que la habitación principal disponga de baño propio, los dormitorios con baño integrado son el top en las tendencias del año en decoración

La opción de tener un dormitorio con baño integrado aporta comodidad, funcionalidad, estética y exclusividad. Las soluciones para integrarlo todo en uno son varias y no hace falta que las dimensiones del espacio sean grandes, un buen diseño es la solución para habitaciones con problemas de espacio y baños pequeños. Una vez decidido dónde poner el baño en casa, si piensas que el dormitorio es un lugar idóneo debes tener en cuenta varios aspectos para que no se convierta en una pesadilla.

Ventajas e inconvenientes de un dormitorio con baño integrado

Comodidad

Ducharse y vestirse todo en un mismo espacio es muy cómodo, no tienes que andar de paseo por la casa con la toalla o albornoz buscando esa prenda que se te ha olvidado al ir al baño. Tienes todas tus cosas a mano, lo que resulta más práctico.

Amplitud y luminosidad

Lo que está claro es que tener el baño integrado en el dormitorio genera más espacio y sensación de amplitud al eliminar paredes y puertas. Un cerramiento optativo de cristal permite el paso de la luz por toda la estancia, ideal si antes contabas con un baño sin ventana.

Compatibilidad de horarios e Intimidad

Si vives en pareja tener el baño integrado en el dormitorio no es recomendable cuando los horarios son incompatibles. Además, en ocasiones te gusta tener tu espacio privado donde tomar un baño relajante.

Funcionalidad

Si solamente cuentas con un baño en la vivienda no es una buena opción integrarlo en el dormitorio, ten en cuenta las visitas o las demás personas que convivan contigo. Tampoco es recomendable instalar el inodoro en el mismo espacio, se necesita algo de privacidad y por lo tanto lo debes separar, quitando espacio, o ubicarlo fuera del dormitorio. 

Consejos prácticos si decides incorporar un baño en tu dormitorio

Valorados los pros y los contras de tener un dormitorio con baño integrado, debemos tener en cuenta algunos consejos de diseño para que el resultado sea práctico. No es cuestión de ponerlo en cualquier esquina sin tener en cuenta que debemos respetar ciertas medidas en el baño para que resulte práctico.

  • La zona del baño debe tener una altura mínima de 2,20 metros y espacio suficiente para instalar como mínimo una ducha, lavabo e inodoro.
  • Aunque la medida ideal entre elementos vinculados a la higiene y el aseo es de 100 cm alrededor de estos, con 55 cm sería suficiente.
  • Delante de la ducha o de la bañera debemos contar con un espacio mínimo de 70 cm para ser cómodo y delante del váter 60 cm.
  • Es más fácil cuando se planifican este tipo de reformas desde cero, para una mejor distribución de los espacios. Además, si es necesario realizar obra, acude a un profesional para realizar los trámites legales y permisos de obra.
  • Si el proyecto no parte de 0 y quieres incorporar el baño a una habitación existente, dale protagonismo al lavabo, ducha o bañera y esconde el inodoro.
  • La ventilación es muy importante. Tras una ducha o baño relajante, la humedad por condensación que se genera puede resultar molesta para dormir, principalmente en verano. Lo ideal es que el espacio de baño tenga cerca una ventana, la otra opción sería instalar un extractor de baño eficaz.

Ideas para diseñar tu dormitorio con baño

Una vez que has solucionado todos los aspectos técnicos y ya te has puesto manos a la obra, llega la hora de definir el diseño perfecto para tu dormitorio con baño integrado. Puerta de cristal, espacio estanco con paredes transparentes, muro a media altura, separado sin puerta… hay muchas opciones y es bueno que valores cada una según el tamaño y la forma del dormitorio.

  • Cuando el dormitorio tiene metros cuadrados de sobra la opción de enmarcar el baño en un cubo de cristal es perfecta. Utiliza el cemento pulido como revestimiento y perfiles negros para definir el espacio. Si además le dejas una ventana para la ventilación natural el resultado es de diez.

  • Para tener algo más de privacidad, la opción de un cerramiento que no oculte totalmente el baño se puede obtener con unas puertas de cristal translúcido o con listas de madera que resultan más cálidas.

  • Utilizando el cabecero o el extremo de la cama tenemos una separación natural entre la zona de descanso y la zona de baño. Puedes hacerlo con un murete y cristal o con una división en madera. Esta opción queda muy bien en el caso de los baños sin ventana, aprovechamos la luz natural de la habitación para iluminar todo el espacio.

  • A veces, el espacio mayor es hacia los lados de la cama, puede que incluso ya tengas un baño en ese sitio. Prescinde de la puerta del baño y abre el espacio al dormitorio, sutilmente queda integrado sin restar privacidad. Oculta el inodoro a la vista y dale protagonismo a lo que más se ve, la zona del lavabo, la ducha o la bañera.

Para que el dormitorio con baño integrado resulte acogedor, bonito y práctico soluciona primero los posibles inconvenientes: ruidos, olores, humedad, etc. elige un extractor silencioso y te ahorrarás muchos problemas. Crea un ambiente agradable utilizando materiales nobles que aporten calidez y colores en armonía con la decoración del dormitorio. Orden y limpieza son primordiales para encontrar serenidad y relax, aprende a organizar el baño y será fácil de limpiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *