Baños con vestidor, una tendencia con muchas ventajas

Baños con vestidor
Los baños con vestidor están cada vez más de moda. En este post te damos las claves para llevar esta nueva tendencia a tu baño: ideas, decoración, …


Los baños con vestidor están cada vez más de moda. En este post te damos las claves para llevar esta nueva tendencia a tu baño: ideas, decoración, …

Poner un baño con vestidor puede parecer desaconsejable debido a la humedad que se genera y que puede resultar perjudicial para la ropa. Pero, siendo el lugar donde normalmente nos vestimos después de la ducha y nos desvestimos al anochecer ¿por qué no idear un baño con vestidor integrado?

Normalmente se asocia el vestidor al propio espacio de la habitación, y el baño como un lugar anexo independiente. Pero buscando el sentido más práctico, cuarto de baño y vestidor integrado sería la mejor opción y con la que además ahorraríamos espacio ¿Cómo resolver entonces los posibles inconvenientes? ¿Cuál sería la planificación más práctica?


Ventajas de un baño con vestidor

  • Relax. Acondicionar un baño con vestidor integrado es convertir este espacio en el lugar de relax perfecto.
  • Práctico y cómodo. Tener a mano toda tu ropa nada más salir de la ducha te permite un ahorro de tiempo importante.
  • Orden. Se acabó tener en la habitación la ropa del día siguiente o dejar la ropa al desvestirse por la noche. Al tenerlo a mano no hace falta sacar nada hasta el momento de vestirse, y de noche se puede dejar todo en orden en el vestidor.
  • Aprovechamiento del espacio. Convertir dos espacios, vestidor y baño en uno, puede dar más espacio a la habitación.
  • Privacidad. Salir del baño vestido te da toda la intimidad que buscas.
  • Barato. Hacer una reforma para habilitar baño con vestidor integrado no supone una inversión costosa.


Desventajas del baño con vestidor

  • Humedad. El baño genera humedad por condensación, es algo inevitable. Si quieres tener tu baño con vestidor incluido, la aireación y ventilación mecánica son obligadas. Tendrás que instalar un extractor de baño potente aunque tu baño cuente con ventana.
  • División del espacio. Hay que tener especial cuidado en cómo dividimos el espacio, el inodoro junto al vestidor, por ejemplo, no es lo más apropiado.
  • Medidas mínimas. La falta de metros en el baño o en la habitación no resultan viables para integrar el vestidor en el baño, consulta a un profesional de interiorismo las posibilidades. Un espacio incómodo resulta desagradable y solo aporta desventajas.


Ideas para integrar el vestidor en el baño

Cuando disponemos de metros de sobra parece más fácil diseñar el espacio de baño y vestidor juntos, estudia bien tus necesidades sobre el papel y realiza un plano detallado para evitar errores. El asesoramiento profesional resulta imprescindible para disfrutar de todas las comodidades y solventar los inconvenientes.

Zonas diferenciadas para el inodoro y la ducha

Lo ideal es separar la zona de inodoros y ducha del resto de la habitación, evitaremos exceso de humedad y malos olores del baño en la zona del vestidor. Puede ser un tabique entero o a media altura si queremos aprovechar la luz natural de una ventana. Una puerta de cristal para separar la zona húmeda del vestidor es un cerramiento que aporta luminosidad y amplitud visual. Si la zona del vestidor no es demasiado amplia no pongas puerta, el antiguo marco de esta es una separación estética suficiente para marcar espacios sin obstáculos visuales, generando una sala más amplia y espaciosa.



Puertas de corredera para separar el vestidor

Un baño con puerta corredera divide pero no separa, en este caso al poner cristal al ácido o transparente, crea una idea de continuidad. Utilizar el mismo revestimiento para los suelos unifica totalmente las dos estancias en una. También queda muy estético poner espejo en la puerta en lugar de cristal y así duplicar la luz y el espacio. Además, al utilizar la misma carpintería y elegir los mismos revestimientos para el baño y vestidor da la sensación de que es la misma habitación.



Integrar un vestidor en un baño pequeño o estrecho es posible

Uno de los mejores aprovechamientos para tener tu propio baño con vestidor también lo puedes conseguir en un baño estrecho y alargado. Para evitar la sensación de un espacio demasiado largo, poner vestidor y baño juntos es una solución estupenda. 

Lo mejor es dejar la entrada para el vestidor y el espacio final para la zona de baño. Ten en cuenta que si quieres colocar los armarios en paralelo y el espacio es pequeño no coloques puertas o que sean de tipo corredera. Puedes dejar el vestidor abierto hacia el baño o poner una puerta de cristal para dar privacidad a la zona del inodoro y ducha. En estos casos, vestidor y baño están integrados pero podemos poner revestimientos diferentes para separar ambientes que acortarán la estancia logrando un efecto más acogedor.



La falta de metros no tiene porqué ser un inconveniente si sabemos jugar con el espacio. Una habitación grande nos permite tener baños con vestidor pequeños, cómodos y prácticos. En lugar de quitarle espacio al baño de la habitación, podemos hacer una composición en la que el mueble del vestidor funcione como cabecero, colocar un tabique separador de los diferentes ambientes o un cerramiento en cristal. No cerramos totalmente sino que integramos, quedando el vestidor y baño juntos.